Los MOOC o cursos abiertos masivos en línea (así llamados por las siglas de su nombre en inglés, Massive Open Online Course) son clases dirigidas a un número ilimitado de participantes a través de Internet, normalmente en plataformas conocidas como Coursera y Harvard X, por mencionar algunas.

De acuerdo con Class Central, más de 800 universidades en el mundo han lanzado por lo menos un MOOC, ya sea en la plataforma de Coursera o en una propia. Se calculaba que en 2017 se iban a ofrecer 9,400 de estos cursos, lo cual representaba un incremento del 37% en comparación con el 2016. El número de nuevos estudiantes inscritos por lo menos a un MOOC se estimaba en 23 millones. En México, la UNAM y al Tecnológico de Monterrey forman parte de Coursera desde hace varios años, con algunos cursos generales y otros muy específicos.

En esta modalidad de aprendizaje flexible, los participantes pueden acceder desde cualquier lugar y momento y avanzar a su propio ritmo, aunque normalmente existe una fecha límite para completar el curso.

MOOC: características

  • Entornos de aprendizaje de gran escala, con miles de estudiantes de todo el mundo y todas las edades. Los contenidos fomentan la interacción y colaboración a través dinámicas. Los cursos se ofrecen en múltiples idiomas aunque prevalece el inglés.
  • Son experiencias de libre inscripción que dan acceso a la mayor parte del contenido de forma gratuita y permiten la certificación a bajo costo (por participación o aprobación).
  • Son cursos 100% virtuales, accesibles desde cualquier dispositivo móvil o computadora de escritorio.
  • Se define una fecha de inicio y fin del curso, pero el estudiante puede avanzar a su propio ritmo y finalizarlo antes de la fecha preestablecida.
  • Duran en promedio entre cuatro y ocho semanas, con una dedicación semanal aproximada de cinco horas promedio por parte del estudiante.
  • Los contenidos se dan en diferentes formatos, tales como video, PDFs y presentaciones, y se usan avanzadas herramientas de enseñanza multimedia que permiten al estudiante navegar y avanzar en el curso.

MOOC: su evolución

Se espera que en 2019 el número de MOOC aumente y se conviertan en muchos casos en la herramienta más usada por muchos universitarios. También, y aún más, por el profesionista que busca ampliar sus conocimientos sobre un tema especifico.

Una de las evoluciones más importantes la veremos en el cobro regular de los certificados y la evaluación del estudiante. Inicialmente, los MOOC eran gratuitos e impartidos por profesores de renombre mundial. Poco a poco, hemos visto que el cobro de una pequeña —y a veces no tan pequeña— cantidad ha hecho que el certificado de un MOOC adquiera un valor real que anteriormente no tenía.

Algo que también vemos es que la tasa de abandono bajó y el número de estudiantes registrados se ha mantenido estable a partir de 2016, según reportan la mayor parte de las plataformas. Hace algunos años en MOOC con tal vez 10,000 estudiantes registrados la tasa de finalización era inferior al 5%. Hoy que se registra un menor número de estudiantes, tal vez porque ya pasó su novedad, aunque las tasas de finalización llegan al 15%.

Mejorar el porcentaje de terminación

Tyler Basu, de Thinkific, recomienda estas acciones específicas para mejorar el portentaje de terminación de MOOC.

  • “Gamificar” la experiencia de aprendizaje.
  • Permitir a los estudiantes dar seguimiento a su progreso durante el curso.
  • Dar a los estudiantes pasos específicos a seguir al término de cada lección.
  • Crear diferentes tipos de entrenamiento para responder a los diversos estilos de aprendizaje.
  • Crear foros privados de discusión para que los estudiantes puedan interactuar con los profesores y entre sí.
  • Enviar recordatorios a aquellos estudiantes que hayan abandonado el curso.
  • Tener llamadas de asesoramiento para responder a las preguntas de los alumnos.